Buscar
  • Rocio Alvarez Reyna

EMIGRAR: ¿ES PARA TODOS?

Actualizado: 6 nov 2021

Últimamente en las redes sociales y el debate público se habla muchísimo de los flujos migratorios. Pero ¿qué hay detrás de cada decisión de dejar el país de origen para irse a otro lugar?

Emigrar

He leído muchas personas o cuentas de redes sociales recomendando irse de tal o cual país, sobre todo de Argentina porque de ahí vengo y son las noticias que más consumo. He leído también infinidad de artículos con titulares engañosos (para sorpresa de nadie) que promueven quimeras inexistentes como por ejemplo que alguien gana 200€ por día en propinas trabajando como delivery en algún país nórdico, o cosas del estilo. La veracidad de estas noticias se decanta googleando sin mas, pero la realidad es que pocos se toman el trabajo. Como cuando circuló un supuesto informe sobre los números de personas que se estaban yendo de Argentina a vivir a otros países en los medios argentinos más reconocidos (y fue replicado por muchísimas personas en redes sociales) y era mentira. El supuesto autor del informe salió a desmentirlo. Pero no todas las personas que se habían hecho eco de la noticia o que habían creído esa información con lo angustiante que eran los números que mostraba supieron que era un fake. Y peor aun, muchos que supieron que lo era, incluidos medios que lo publicaron, no dieron de baja los tuits o publicaciones que seguían replicándose como verdad absoluta.


Más allá de la veracidad de esas afirmaciones, lo que me resulta más llamativo es el imperativo de “váyanse, anímense, es lo mejor que pueden hacer!” Como si dejar todo y empezar de cero en otro lugar fuera algo tan simple. No digo que sea difícil para todo el mundo, sino que es una experiencia singular y no se le puede decir a otra persona qué hacer desde la propia experiencia (ni con esto ni con nada creo yo).

Partamos por el principio: la razón para irse. No hay dos personas que tengan la misma razón, puede ser motivada por la misma situación (desempleo, ganas de aventura, alejarse de algo o alguien, etc), pero no todos eligen irse desde el mismo lugar. Quiero decir: la elección de emigrar, como de cualquier otra decisión, no se toma desde el mismo lugar subjetivo en dos personas, incluso en quienes emigran solos o en pareja. Hay un entramado de cosas que llevan a un sujeto a tomar la decisión de irse y dado que dejar la patria es un duelo, como nos enseña Freud en su texto “Duelo y melancolía”, emigrar implica un trabajo, un proceso de duelo. A veces comienza años antes de comprar los pasajes, a veces al tiempo de haber llegado al nuevo destino. Y es por esto que la “recomendación” de emigrar no puede darse tan a la ligera, ni siquiera debería darse.

Emigrar implica un trabajo subjetivo en muchos niveles, hay que soportar situaciones no siempre agradables y enfrentarse a contingencias que uno jamás imaginó, poner a prueba la tolerancia a las frustraciones. Cada caso es único, no es lo mismo emigrar en las distintas etapas de la vida, con los distintos recursos que se pueden tener (materiales y de los otros) solo o acompañado. Por eso a la hora de tomar una decisión tan radical, es importante revisar y trabajar uno sus propias razones, el por qué de su elección, dónde esta puesto el deseo, hasta donde y qué está uno dispuesto a perder sabiendo que no hay garantías de que gane lo que cree que va a ganar en esa apuesta.

Una vez tomada la decisión de emigrar, devendrá una nueva condición para el sujeto: ser inmigrante. Ser inmigrante, no importa el destino elegido, implica ser algo que nunca uno fue. Y como tal, implica también encontrarse en un lugar simbólico en el que nunca se estuvo antes. Y depende quién, esto puede costar más o menos, pero siempre es algo nuevo con lo que hay que hacer.


Si sos expatriado o estás pensando en emigrar y estas buscando hacer psicoterapia, podés escribirme acá




61 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tal y como ocurre con la angustia o la tristeza, el discurso social actual nos empuja a esconder, evitar y suprimir todo lo que le genere malestar, eliminarlo con técnicas y pensamientos positivos o “